“L@s alumn@s deben aprender a utilizar estrategias adecuadas para lograr aprehender con éxito los conocimientos”.

La inteligencia es sabia y potente y nada sucede a l@s alumn@s que con ella pueden compensar los déficits y las carencias de nuestro sistema educativo. Hay alumn@s que no sólo pueden salir adelante a pesar de estas carencias, sino que, incluso, se convierten en eminencias, lumbreras y futuras celebridades. Sí, eso es cierto. Pero ¿qué pasa con aquell@s alumn@s que necesitan que sus aptitudes cognitivas sean tratadas de otra manera? Pues pasa que son alumn@s que se pierden en el camino del aprendizaje sin poder encontrar su lugar en el aula y sin que sus recursos, aun teniéndolos, puedan aflorar. A veces, incluso, ni al cabo de muchos cursos escolares, ni ell@s ni ningún profesor han sido capaces de vislumbrarlos.

L@s especialistas del mundo de la educación vemos que, a veces, el éxito de los resultados de un alumno no depende tanto de su inteligencia sino de la metodología que se utilice para lograr aprehender los contenidos. Debemos tener en cuenta que “tod@s aprendemos de manera diferente” y si la manera en que nos enseñan no responde a nuestro perfil cognitivo, no podremos aprehender correctamente los conocimientos y es por ello por lo que la escuela debería plantearse mejor la cuestión de “enseñar a pensar y a cómo aprehender adecuadamente los conocimientos a sus alumn@s”.

Pensar estrictamente en las áreas curriculares de l@s alumn@s supone focalizar la atención educativa, únicamente, en los objetivos pedagógicos más inmediatos establecidos por nuestro sistema educativo. Pensar estrictamente en recursos, herramientas y estrategias cognitivas específicas que contemplan “enseñar a pensar y a cómo aprehender adecuadamente los conocimientos” no supone, únicamente, focalizar la atención en los objetivos pedagógicos más inmediatos, pero sí que supone una manera de poder alcanzarlos mejor, aunque quizás sea a más largo plazo.

Si l@s alumn@s, en la escuela, pudieran profundizar más en sus aprendizajes con actividades específicas que les permitieran prepararse para “aprender a pensar y a cómo aprehender adecuadamente los conocimientos” antes de intentar consolidar los aprendizajes propuestos, acabarían, sin duda, por consolidarlos y, por tanto, sólo la simbiosis de ambos procedimientos es la buena manera de caminar hacia una finalidad educativa integral “.

Es casi seguro que la mayoría estamos de acuerdo en que “no tod@s aprendemos de la misma manera” y, precisamente por eso, l@s profesionales que trabajamos día a día con alumn@s, deberíamos estar muy atentos a estas diversidades cognitivas, potenciando una metodología que contemplara una forma de enseñar más coherente, además de más personalizada, para enfrentarnos a los diferentes perfiles cognitivos que encontramos en el mundo de la educación. Desde que l@s niñ@s pisan la escuela, hay que enseñarles a pensar y a cómo aprehender adecuadamente los conocimientos, ya que sólo de esta manera podrán hacer crecer y redescubrir sus propios recursos y, l@s docentes, a su vez, podrán darse cuenta de las dificultades de est@ alumn@ y podrán intentar ayudarle.

Finalmente decir, que l@s educador@s sabemos o deberíamos saber que sólo desarrollando el pensamiento, ejercitándolo al máximo y no confundiendo los medios educativos pedagógicos con los objetivos curriculares inmediatos, propiamente dichos, podremos desarrollar mucho mejor las inteligencias múltiples de nuestr@s alumn@s y podremos introducir a l@s niñ@s en el maravilloso mundo del aprendizaje, dándoles, en todo momento, herramientas adecuadas que les permitan moverse dentro del complejo mundo educativo con cierta solvencia y eficacia.“En la actualidad, nuestr@s alumn@s reciben gran cantidad de inputs tecnológicos” que les ofrecen un mundo de inmensa información. L@s educador@s debemos enseñarles a utilizar herramientas y estrategias de estudio adecuadas, para que puedan llegar por sí mism@s a una buena comprensión y estructuración y a un buen uso y aprendizaje de toda esta información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *