“¿En edad adulta, cuando tenemos que pedir ayuda al logopeda” ?

• Cuando tenemos cualquier dificultad en la pronunciación de algunos sonidos del habla.

• Cuando hemos sufrido algún accidente vascular cerebral y este nos ha afectado el habla o el lenguaje (Afasia).

• Cuando sufrimos de disfonía, parálisis cordal o cualquier tipo de disfunción de las cuerdas vocales.

• Cuando sufrimos de enfermedades neurológicas degenerativas que nos dificultan tanto el habla como la deglución.

• Cuando notamos que tenemos dificultades en la comprensión lectora.

A veces no hemos acudido al logopeda de pequeñ@s o de jovencit@s, sencillamente, porque nadie nos había advertido de su necesidad o de su existencia.

Tod@s sabemos que cuando somos mayores es más difícil corregir nuestras dificultades y que, incluso, a veces no se pueden corregir, pero nunca es demasiado tarde para intentar solucionarlas; de hecho, la realidad nos muestra que muchas veces conseguimos hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *